lunes, 14 de febrero de 2011

TENDÓN ROTULIANO, EL AZOTE DE 'EL FENÓMENO'



La rodilla es la articulación vital para cualquier deportista que ejecute ejercicios de carrera, salto o golpeo de balón (en el caso de los profesionales del Rugby o el Fútbol). La unión entre la tibia y el fémur, que permite la flexión de la pierna y absorbe gran parte del peso de nuestro cuerpo en las acividades físicas.

El pequeño Ronaldo siempre fue precoz, desde formar parte de la canarinha de Parreira en EEUU94 hasta quebrarse por el peso de la presión en aquellas angustiosas horas previas a la final de Francia98, con nefasto desenlace.
Hoy, Ronaldo Luiz Nazario da Lima ha dicho basta. Asegura estar cansado; cansado de ser huésped de las salas de operaciones, cansado de reconocer su maltrecha rodilla en radiografías a contraluz, cansado de recuperaciones infinitas y cansado de salir mermado de cada uno de los obstáculos que se le han presentado. Agotado de luchar contra sí mismo, ha pedido disculpas al presidente del Corinthians por haber fracasado en su último gran reto: La Copa Libertadores.
Sospecho que ese llanto va más allá. El brasileño es consciente de que su estado físico no ha acompañado a su talento innato. Se siente culpable por no habernos entregado su esencia en mayores dosis.

'Il Fenómeno' tocó la gloria en 1997 con su primer Balón de Oro. Ése que recibió vestido de nerazzurro pero con sabor azulgrana. En verano de 1996 aterrizó en la ciudad condal un mestizo de dientes frontales enemistados y brillo en la mirada, con un historial de víctimas en la Eredivise (de su estancia en el PSV Eindhoven holandés) digna de Medalla de Honor al Mérito.
Las cabalgadas del brasileño rápidamente acallaron a los escépticos. Esa celebración con los brazos extendidos y golpe de 'croché' como colofón, pasó a formar parte de la rutina dominical.

Pues bien, ese tendón que une la tibia y la rótula, de unos 43 milímetros de extensión ha lastrado sistemáticamente la carrera de un genio. 3 operaciones traumáticas y la lucha contra las tiroides que le han castigado con el sobrepeso. La intermitencia de sus exhibiciones ha moldeado una leyenda, idealizando su figura en el imaginario de los futboleros, que fantaseábamos por el retorno de 'Il Fenomeno' y sufríamos cada que se echaba la mano a la rodilla.

El juego de Ronaldo era lo más parecido a un alud de nieve virgen, una cascada amazónica imparble, una estampida migratoria de animales salvajes en el Serengeti. Depredador implacable, que dejaba a sus espaldas un elenco de cadáveres con un único objetivo: la red rival.

2 Balones de Oro, 3 FIFA WORLD PLAYER, 2 Copa América, 2 Mundiales y una final, máximo realizador histórico en las copas del mundo, más de 400 goles en su haber y un legado imborrable.

Su carrera sideral en Compostela, el baile a Marchegiani en la final de UEFA, los aplausos de Old Trafford, la desesperación de Kahn en la final de Yokohama, aquella bicicleta para sentar al portero Ghanés en su último tanto en cita mundialista... se suceden las actuaciones y se acaban los calificativos para Ronaldo: La trayectoria castigada por su Tendón Rotuliano.

Por ello, hoy es un día feliz. Feliz porque el calvario del brasileño ha llegado a su fin y feliz porque, a partir de hoy, recordaremos con una sonrisa a aquel genio extraterrestre.



MUITO OBRIGADO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada