lunes, 15 de noviembre de 2010

LOS BENEFICIOS DEL FRACASO


La Vida Sigue Igual: ésa es la conclusión que extraemos después de la pasada jornada de la Liga BBVA. Málaga y Depor empiezan a sacar la cabeza, Zaragoza y Racing eternizan su abanico de despropósitos ( el que juega con fuego, al final...), el RCD Espanyol prolonga esa línea de marcadores bajos (0-0,0-1,1-0) que le mantiene en la zona alta. Sevilla, Atleti y Valencia se deshacen de equipos menores a la espera de canibalizarse en enfrentamientos directos para autodescartarse de la carrera por el título.
Incluso los 2 Grandes siguen fieles a su espíritu. El FCB da su mejor versión ante el rival más valiente (Villarreal) que el Nou Camp ha visto en años. Y el RM sigue sufriendo frente a equipos hiperexcitados (ayer Preciado dio la razón a Mourinho, por mucho que no lo quiera reconocer), pero con pocos argumentos más allá de sangre y sudor.

Hace unos meses vi en un diario una entrevista encabezada por la frase 'Disfruto fracasando'. Este titular incendió mi curiosidad y me aceleró el pulso.¿De qué estaba hablando el protagonista?
Pues bien, resulta que se trataba de un matemático murciano (de Cartagena para ser exacto) que había resuelto una ecuación indescifrable por los grandes eruditos de todo el mundo durante décadas: hallar la fórmula para conseguir estructuras de área mínima dada una superficie. Es decir, dado un material (con textura, grosor, etc. específicos) este chico conseguía saber el tamaño mínimo que se podía conseguir.
Las pompas de jabón son un ejemplo. Con el espesor que tienen, no hay manera de que exista una pompa de menor tamaño a la que estamos visualizando. Algo esencial para la arquitectura.
Su investigación se había fundamentado en el método prueba-error. Así, este genio aseguraba sentirse feliz cada vez que se equivocaba, porque era un paso más hacia el éxito. Y así fue.

Cuando veo a ciertos futbolistas de esta Liga 'dejà vu', aquellos argumentos vuelven a mi mente reclamando protagonismo. No veo mejor sitio que éste para dárselo.
Jugadores enterrados, descartados del primer nivel por distintos motivos, huérfanos de confianza para desarrollar su potencial. Esas situaciones les han hecho madurar, coger el toro por los cuernos y demostrar que se habían equivocado con ellos.

1. EL HOLANDÉS ERRANTE

Hace un par de temporadas el Real Madrid fichó a un proyecto de futbolista, que había deslumbrado en un europeo sub21. Un tren de alta velocidad que dinamitaba sin cesar el carril izquierdo 'oranje' gracias a una condición física insultante.
La falta de continuidad le convirtieron en un jugador acelerado, en el que las piernas no atendían a los estímulos cerebrales, provocando situaciones realmente cómicas en el césped de un Santiago Bernabéu que ya había sentenciado a Royston Drenthe, el holandés con raíces en Surinam.
El Madrid le cedió con la vaga ilusión de poder recuperar algo de la inversión si la temporada no era mala del todo. Sin embargo, ver a Drenthe ahora me deja sin aliento. Royston acelera los partidos con conducciones eléctricas, constantes llegadas a línea de fondo y suaves detalles técnicos.
Su gol de falta ante la Real Sociedad ya le han convertido en el ídolo del Rico Pérez, por delante de superclases como Trezeget, Valdez o Thiago Gomes.


2.EL DISCÍPULO DE ROMARIO


Parece que todo son buenas noticias en Villarreal. Cantera prolífica y existosa, filial competitivo y filosofía de toque y buen gusto desde las bases hasta el primer equipo.
Una de sus grandes estrellas no lo ha tenido precisamente fácil.
Nilmar dejó su Brasil natal con destino a Lyon. En Gerlain combinó buenas actuaciones (sobretodo en Champions League) con ausencias incomprensibles. Talento sudamericano que no se adapta a Europa, el cuento que hemos leído 1000 veces. Vuelta a Brasil.
En Corinthians (asociado con Tevez) volvió el mejor Nilmar. Una especie de Romario 2.0, la evolución del delantero con recursos técnicos y arrancada feroz.
Cuando parecía preparado para volver a emprender otra aventura europea (esta vez más maduro), una lesión de rodilla le apartaba de los terrenos de juego. Lo más cómodo era recuperarse en Brasil y hacer carrera allí, donde la exigencia es menor. Pero Nilmar tenía hambre, y hoy disfrutamos de su zancada desde muy atrás, driblings, fintas, carreras al espacio y sutiles definiciones.

Reyes ha cambiado los abucheos del Calderón por aplausos.
2 años a las órdenes de Koeman (Benfica y Valencia), dejaron a Fernandes al borde del suicidio futbolísitico.
El sobrepeso de Romaric parece muy lejano cuando el marfileño saca su exquisita zurda a pasear.

Nadie regala nada, eso está claro. Sin embargo, algunas personas apenas encuentran piedras, charcos, obstáculos, a lo largo de su vida. Otros sí, por diferentes motivos. Desde la propia inconsciencia hasta el desprecio de la diosa Fortuna, son circunstancias que dejan entrever un futuro desolador.
Ante esas situaciones existen 2 posturas: La primera, dejarse llevar y pasar la vida quejándose de que la suerte no le ha acompañado jamás. La segunda, mucho más interesante y efectiva, es la de cargarse de autoestima, afrontar las situaciones de frente y arreglarlo.
Ésa es la lección que nuestros protagonistas de hoy nos han dejado.

Quiero agradeceros vuestro interés por acompañarme en esta aventura de desarrollo personal y deciros, que sois vosotros los que mantenéis vivo este blog. El otro día alcanzamos la mayoría de edad, los 18 seguidores de este espacio. Sé que sois más quienes buscáis refugio aquí, un blog que intenta alejarse de los grandes medios, cada vez más cercanos a la prensa amarilla. Por eso os animo a seguir aumentando ese número de 'supporters'.

MUCHA GENTE SE QUEJA DE QUE LA VIDA NO LES SONRÍE, HABRÍA QUE PREGUNTARLES CUÁNTOS DE ELLOS SONRÍEN A LA VIDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada