miércoles, 16 de octubre de 2013

LOS SENDEROS QUE LLEVAN A BRASIL


                                            El talento de Pitroipa da oxígeno a Burkina Faso


        
El pasado fin de semana,  la mayoría de selecciones certificaron su pase para el Mundial 2014 que se va a disputar en Brasil. Las menos aplicadas se han quedado fuera del mayor evento futbolístico. Otras, en un escalón intermedio, purgarán en la agonía de la repesca, agotando la última bala de la recámara para estar ante los grandes focos el verano que viene.
Si una Confederación ofrece espectáculo puro, ésa es la Africana. Todos los méritos acumulados en la fase de gurpos sólo sirven para una cosa: estar en el playoff final que da el acceso a 5 selecciones. Pues bien, este fin de semana se ha disputado la ida de los trascendentales playoffs con un gran ambiente en las gradas, estrellas que han brillado por encima del resto, selecciones que han naufragado, polémica arbitral y, como siempre, una atmósfera mágica que sólo se vive en los estadios del Continente Negro.

Para facilitar la digestión de los 5 encuentros, los vamos a descubrir uno a uno para saborearlos por separado, en pequeñas dosis.

EL RODILLO GHANÉS

La eliminatoria entre Ghana y Egipto se presumía la más interesante de todas. Los Faraones, apartados del gran escenario durante los últimos tres años, habían firmado una fase de grupos inmaculada: 18 puntos en 6 partidos. El equipo que dirige Bob Bradley había demostrado fiabilidad y magia en esa conexión neoclásica: Aboutrika y M.Salah. Por su parte, Ghana, se mantuvo fiel al guión de los últimos tiempos. Las Estrellas Negras son un equipo muy 'europeizado'. Disciplinados en el trabajo defensivo y rigurosos en la presión.
Kumasi, ciudad talismán para la selección ghanesa, vivió una exhibición histórica de su equipo. Con la ausencia sospechosa de Boateng, Ghana formó con Muntari, Essien, Ayew y Asamoah en un centro del campo de escándalo. Waris y Gyan ejercieron una presión feroz sobre la temerosa y torpe defensa egipcia. El resultado: un 6a1 con doblete de Gyan. Salvo debacle histórica, Ghana estará en el Mundial con las heridas de 2.010 aún abiertas.

COITUS INTERRUPTUS EN ABIDJAN

Si hay una selección en África con poderío, ésa es, sin duda, Costa de Marfil. Una generación de estrellas que, paradójicamente, ha sido incapaz de alzarse con una Copa de África o llegar lejos en un Mundial. Se presentó Senegal en Abidjan con la difícil tarea de desconectar a Touré Yaya de Drogba y Gervinho, futbolista en estado de gracia. No sólo no lo consiguieron, sino que a los 15 minutos, el luminoso ya reflejaba un 2a0 para Los Elefantes. El primero, en una combinación rápida entre Yaya y Gervinho que acabó en un penalty transformado por Drogba. El segundo mazazo para los Leones de Teranga llegó enseguida; en una pérdida en el centro del campo que aprovechó Gervinho en una prodigiosa galopada y, con ayuda de un defensor, ponía tierra de por medio.
Entonces Senegal se dio cuenta: no podía permitirse el  lujo de perder más balones en zona de creación. Empezó a jugar directo con Sow, Cissé y, sobre todo N'doye. Crearon peligro, pero al iniciar la 2a mitad, Gervinho, omnipresente, asistió para que Kalou hiciera el 0a3.
El partido parecía sentenciado pero Cissé tiró de instinto para marcar en el minuto 95 el gol que da algo de esperanza para la vuelta, que se jugará en Casablanca por la sanción que arrastran los senegaleses. Costa de Marfil lo tenía hecho. Ahora, con 3a1, aún tendrá que sudar el pase.

CAMERÚN SE ESCAPA VIVA

Los Leones Indomables son cada vez menos leones y más domables. Con un 4-4-2 en rombo y un centro del campo poco dinámico, los cameruneses sufren lo indecible frente a equipos de piernas ligeras y desborde por las bandas. Así, Khalifa, Chermiti y Allaghi, atacantes tunecinos, rompieron la defensa de Camerún sin descanso durante los 90minutos. Pero, claro, para ganar un partido hay que depositar la pelota en las mallas y Las Águilas de Cártago no lo hicieron. Itandje detuvo todos los ataques tunecinos en una actuación memorable. Incluso el poste se alió con Camerún cuando Ben Youssef estrelló un cabezazo franco en la madera.
Sin embargo, por esas extrañas cosas del fútbol, Camerún tuvo la mejor ocasión del partido ya en la segunda mitad. Centro fantástico de Nyom que Webó, incomprensiblemente, no acertó a rematar. Song sólo apareció cuando jugó por el centro y Eto'o, perdido entre los centrales tunecinos, se vio obligado a retrasar 15 metros su posición para organizar el ataque. Con el 0a0 todo queda abierto para la vuelta en Camerún.

UN GENIO LLAMADO PITROIPA

En Ouagadogou, cada partido de la selección es una fiesta. Burkina Faso, selección poco exitosa en los últimos tiempos, vive su época dorada. Fue finalista en la última Copa de África disputada en febrero y, ahora, está a sólo 90 minutos de colarse en el primer Mundial de su historia. El ambiente en el Estadio 4 de Agosto en la capital burkinesa era de fiesta absoluta. El partido empezó espeso, con demasiado respeto entre Los Potros y Argelia. Aristide Bancé, uno de los héroes de la Copa de África, lo probaba sin suerte. Por su parte, Los Zorros del Desierto, apoyados en la calidad de Feghouli y la electricidad de Soudani, empezaron a crear peligro. Robo y balón largo: ésa era la premisa argelina.
Entonces apareció Jonathan Pitroipa entre líneas, ídolo local, para romper el partido. Firmó una jugada estratosférica para forzar un penalty que erró Bancé. Lejos de hundirse, Los Potros insistieron hasta encontrar en la cabeza de Pitroipa el premio del gol. La segunda parte fue un intercambio de golpes que llegó casi al final con 2a2. Sobre la bocina, el línier creyó ver manos en el área argelina. Bancé no perdonó esta vez y Burkina, con un ajustado 3a2, aún sueña con estar en Brasil.

DEMASIADO EMENIKE PARA ETIOPIA

Nigeria es la actual campeona de África. Con figuras como Moses, Musa y Emenike en ataque, se vive más tranquilo. Etiopía puso su suerte en manos de Saladin Said, un futbolista superior. De hecho, en una decisión errónea del linier, no le dieron por válido un gol a la figura etíope en un balón que había sobrepasado la línea. Ya en la segunda mitad, Enyeama introdujo el balón en su propia portería y el público en Addis Abeba estalló. No era para menos: Etiopía había dado un paso de gigante. Sin embargo, entre el júbilo local, emergió Emenike, un auténtico puñal, para aguar la fiesta a la hinchada local. Empató con un latigazo desde fuera del área y dio la vuelta al marcador (1a2) transformando, sereno, un penalty que él mismo había provocado. Las Súper Águilas tienen pie y medio en el Mundial.

El próximo mes sabremos cuáles son los elegidos para afrontar el enésimo intento africano por romper la barrera de los 1/4 de final en un Mundial. En África no hay partidos de trámite ni puntos intrascendentes en fases de grupos como en el resto de lugares del planeta. En el Continente Negro cada jugada es una aventura. Las alegrías resultan efímeras si no se conservan con uñas y dientes. Los golpes son demoledores si empiezan a entrar las dudas. Batallas sin tregua, fútbol en estado puro.

"EL CAZADOR QUE, DESESPERADO POR EL HAMBRE, INTENTA CAZAR DOS GACELAS AL MISMO TIEMPO, VUELVE A CASA CON LAS MANOS VACÍAS" Proverbio Africano




2 comentarios:

  1. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://futbolparaentendidos.blogspot.com.ar/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades fenómeno!! Gran blog y grandes textos.

    ResponderEliminar