jueves, 10 de junio de 2010

ZURDAS PRODIGIOSAS



'Los zurdos poseen mejores cualidades innatas para la creatividad y la búsqueda de soluciones rápidas ante contratiempos inesperados', recitaba una noticia que se publicó unos días atrás en uno de esos diarios gratuitos cuya principal misión es entretener, ya que los contenidos informativos no destacan por su brillantez.
Tras 3 horas practicando ejercicios de contabilidad para preparar mi examen del día 28, cualquier titular me parecía fascinante, sin reparar en el pobre rigor que ofrece la fuente informativa. Cuando volví a la biblioteca después del pequeño break que me había tomado, dediqué 5 minutos a observar a los estudiantes de mi alrededor para detectar los zurdos y hacerles un scanner mental con el fin resolver si eran gente creativa o no. Enseguida me di cuenta de mi estupidez.
Sin embargo, quizá haya algo de cierto en aquella noticia dispersa e inquietante a partes iguales. Echando la vista atrás, uno recuerda grandes zurdos, finos estilistas, talentos puros con guantes de terciopelo en su pie izquierdo.

1. MIRANDO ATRÁS

Diego Maradona inició esa gran saga con arranques vertiginosos, gambetas memorables y un toque de balón sutil: capaz de superar barreras con facilidad, sortear tacos afilados ( salvo aquellos de Goikoetxea ), ilusionar a todo un país sumido en una terrible depresión y grabar en nuestra retina jugadas de genio.

El pelusa tuvo un sucesor inmediato al que apodaron enseguida el Maradona de los Cárpatos, y no es otro que Gica Hagi. Gica jamás nos regaló grandes regates ni jugadas de fantasía. Pero poseía una habilidad aún a día de hoy irrepetible: la de recibir el balón en zona de nadie, acomodar el cuerpo a su gusto y soltar un misil imparable, un latigazo demoledor, una parábola con un único destino claro e irremediable: la escuadra rival.

El carácter introvertido, la timidez absoluta, la aversión a los focos se trasformaban en un estilo ganador, la elegancia de un luchador de esgrima y la contundencia del verdugo cuando Rivaldo pisaba el césped. Golpeos violentos, sombreros impensable, controles desafiantes,cambios de dirección imposibles, y sí, aquella maravillosa chilena frente al Valencia que todavía me estremece.

2. GENIOS INCOMPRENDIDOS

A los genios no hay que intentar cambiarles, hay que aceptarles. Ese carácter díscolo, la soberbia que desprende cada una de sus acciones, la indiferencia antes las feroces críticas. Todo eso hace que estos talentos sean amados y odiados a muerte.

Sólo así se explica que alguien tire un penalty a lo panenka ante la mirada incrédula de un joven Casillas, y repetir la misma acción semanas más tarde en San Siro, en unos 1/4 de final frente al AC Milán. Djalminha es el máximo exponente de su especie, asesino incansable del Real Madrid a base de tiros libres y 'lambrettas', personaje más odiado en Vigo ( aquellos majestuosos mano a mano con Mostovoi ya son legendarios ), capaz de dinamitar highbury, old trafford, Ali Sami Yen. Su cabezazo a Lotina le dejó sin Mundial, pero él volvería a repetirlo porque es un genio, y a los genios ha que aceptarlos.

Muchos dirán que Guti sólo ha mostrado su talento con cuentagotas, y seguramente tengan razón. A guti se le tiene colgado en un poster de la pared o se le odia a más no poder, jamás deja indiferente. Unos minutos del madrileño transmiten más que carreras deportivas completas de jugadores mediocres. Guti desafía a la física en cada acción, intentando pasar el balón por donde no cabe, despistar a todos mirando a la grada y dar un pase de gol, declarar que le gusta salir de noche, la esencia del 14. Yeste también pertenece a esta misma estirpe que navega entre la incomprensión y la envidia.

3. CON VISTAS AL MUNDIAL

Antes que nada quiero señalar la enorme decepción que me produce ver fuera del mundial a grandes estrellas, por la razón que sea. Nasri, Benzema, rossi, del piero, totti, walcott, ferdinand,¡¡¡Nani!!!Ronaldinho, pato, diego,essien, mikel, cada nombre de esta lista es un revés para el espectáculo. Aún así, siguiendo con la línea del artículo, quiero dejar constancia de esos maravillosos siniestros que se van a presentar en Sudáfrica en apenas 24 horas.

El 10 de Argentina pesa para cualquier futbolista, menos para él. Mejor futbolista del mundo sin discusión. Slaloms increíbles, regates, roscas infinitas buscando la escuadra del palo largo, un repertorio que no tiene límites, ese es Messi

No vamos a descubrir a Robben a estas alturas, pero este año ha cerrado el debate de aquellos que le tachaban de intermitente. El tulipán ha catapultado al Bayern destapando el tarro de las esencias: velocidad endiablada, balón cosido al pie y contundencia en el remate.

Faltan horas para que se inicie la Gran Cita Mundialista y un nombre retumba en mi cabeza sin cesar. Van Persie tiene la oportunidad de explotar definitivamente. Las circunstancias le son favorables almenos a priori: pocos partidos en sus piernas, equipo formado y una filosofía común: verticalidad. Ese juego e viene como anillo al dedo al jugador del Arsenal que disfruta con su zancada, recorta por necesidad y finta por gusto, golpea con violencia infinita y destila calidad capaz de saciar a los paladares más exigentes.

Faltan horas para que empiece el mundial más abierto que mi razón me alumbra. He querido rendir homenaje a grandes futbolistas que giran sobre uná base común: ser zurdos cerradísimos. Este artículo no está escrito para explicar nada, sino para despertar recuerdos, arrancar sonrisas, estimular la imaginación y ponernos en la piel de esos genios por unos instantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada